diumenge, 27 de juny de 2010

Friedrich Hölderlin

Friedrich Hölderlin
Cantos
Traducció d'Antonio Pau
Linteo
164 pàgines
22 euros






LÁGRIMAS

¡Tierno, celeste amor! Si llegara a olvidarte,
si llegara... Y vosotras, islas que el destino ha herido,
que sólo sois ceniza, ardientes,
desiertas y además abandonadas,

islas que tanto quiero, pupilas de un mundo extraordinario,
ya sólo me importáis vosotras,
las orillas donde el amor expía, frente
al cielo de dios, su idolatría.

Pues en lejanos días, los santos y los héroes feroces
sirvieron con fervor excesivo a la belleza.
Y árboles sin número
y ciudades enteras se erigieron, a la vista de todos,

semejantes a un hombre ensimismado. Ahora
los héroes están muertos, y las islas de amor,
desfiguradas. Así, engañado,
loco incluso, ha de estar el amor en todas partes.

Vosotras, blandas lágrimas, no lleguéis a apagar
del todo la luz ante mis ojos. Dejad al menos,
ladronas y engañosas, que un recuerdo,
para poder morir más noblemente, sobreviva.